jueves, 20 de noviembre de 2008

CORRESPONDENCIA BANCARIA (I)

He comentado en ocasiones anteriores que desarrollé mi trabajo durante casi 40 años en una Entidad de Crédito en Madrid, siempre en el área comercial en relación directa con los clientes. Es probable que mas adelante decida escribir alguna de mis viviencias, como lo hice al hablar de “Rosa” (http://lacomunidad.elpais.com/armando-alonso/2008/6/12/rosa). Hoy, buscando un documento en mi “archivo de papeles”, me he tropezado con una serie de cartas que recibí siendo Director de Sucursal y que aún conservo. Me parecen un tanto curiosas y he decidido compartirlas con aquellos de vosotros que quieran leerlas. Omitiré los datos personales de los remitentes, por razones obvias, pero os aseguro que los contenidos que voy a transcribir en ésta y en próximas entregas son literalmente exactos.
“La Lotería Primitiva”. Recibida el 27 de noviembre de 1988
“Estimado Sr.:
He descubierto un sistema para jugar a la Lotería Primitiva y, después de escrutar cien sorteos seguidos, he comprobado que mi invento funciona. Me estoy dirigiendo a personas de buena economía porque necesito un mínimo de 252.000 Pts. para sellar la primera faceta (¿?). La segunda fase, cuando tengamos dinero del juego, solo costaría 151.225. Hay una tercera y cuarta faceta que configuraría una quiniela similar a las que juegan los catalanes. En Barcelona hay Peñas formadas por gente rica que sellan cada semana varios millones de pesetas; pero solo saben: utilizar el Ordenador.
Conozco sobre el tema todo lo editado hasta ahora. Las Revistas no me valen para nada, y de los famosos Ordenadores alemanes he incluido en mis combinaciones un detalle que, ya por mis experiencias descubierto, no sabía si era cordura aplicarlo.
La Lotería Primitiva tiene 180 parejas o dúos que en mi proyecto están todas copadas. Los tríos son innumerables pero también tengo controlados mas de 300. Puedo coparlos todos, pero costaría más el collar que el perro. A esta conclusión he llegado después de gastar mas de 500 folios y unas 9.000 horas de dedicación. Los Licenciados en Matemáticas superiores conocen también todo el juego, pero lo mismo que yo, saben que valdría más el forro que el vestido.
Tengo mucha ilusión con realizar esta ambiciosa empresa y busco, como Colón, unos Reyes Católicos que me ayuden. Sería una pena que por falta de colaboración económica no se pudiera sellar esta imparangonable quiniela; la mejor del mundo.
Invitándole a conocer mi estudio le saluda sinceramente.
Manuel”
Tengo que reconocer que Manuel, al que no llegué a conocer (y lo siento), hacía su petición de “colaboración” financiera con mucha fe . Primero supone que tengo “buena economía”, porque en 1988 disponer de 252.000 Pts. ... ... (el equivalente a unos 20.000 euros. de hoy). ¡Tela marinera!. Aunque matiza un poco después que “la segunda fase sólo costaría 151.225 Pts.”.
Y lo que a mi juicio no tiene desperdicio es eso de “busco, como Colón, unos Reyes Católicos que me ayuden”.
Hasta la próxima.

4 comentarios:

jpolinya dijo...

jejeje

es lo que tiene estar al frente de una oficina, yo como siempre he estado en la trastienda (back office lo acabaron llamando por eso del spanglish)...

Domingo dijo...

Ese tal Manuel tiene que ser un punto filipino de mucho cuidado. ¡Ja,ja,ja,ja,ja,ja!

LUFERURA dijo...

Pues la verdad es que el buen Manuel tenía moral, espero que su investigación haya llegado a buen término.

Un abrazo

Fernando Solera dijo...

Jajajajajajaja. La verdad es que casi cuatro décadas han tenido que dar para escribir media docena de libros, Armando. Un abrazo.