jueves, 8 de abril de 2010

AGILIDAD BANCARIA

Leo en la prensa digital de ayer: ”Matas paga en efectivo la fianza de tres millones para eludir la cárcel” • ELPAÍS.com. Esta cantidad procede de dos préstamos que ha tenido que solicitar el Sr. Matas para hacer frente a esa fianza, impuesta por el juez D. José Castro Aragón el pasado día 30 de marzo, es decir, hace siete días, de los cuales al menos cuatro, han sido inhábiles para los bancos y cajas nuestro país. Para todos aquellos que hemos trabajado en una entidad de crédito y sabemos de plazos de concesión de un préstamo y su tramitación, tanto en cuanto se refiere a Comités de Decisión, como a su formalización, nos sorprende tanta agilidad operativa. Creo que podría explicarse mejor con un ejemplo.
Pongamos por caso que yo, empleado y cliente con cuarenta años de antigüedad en una entidad, con toda mi vida económica fluyendo a través de mis cuentas en esa entidad (ingresos por nómina y/o pensión, gastos domésticos y de los otros, ahorros, créditos varios, hipotecas, tarjetas de crédito y debito, plan de pensiones, y sin un solo retraso en un pago y sin anotaciones en RAI, etc. etc. ), solicito el pasado día 30 de marzo un crédito de 12.000 euros, a pagar en tres años, al 10 % de interés, porque he decidido comprarme un modesto coche. Además, poseo una vivienda totalmente pagada y tengo unos ingresos anuales de 12.000 euros, es decir, la amortización de este crédito supondría solo el 29 % de esos ingresos.
Pues bien, veamos los pasos a seguir de esta “complicadísima” operación y el tiempo de su resolución y desembolso.
1.- 30.03.2010 (martes): Relleno solicitud de préstamo y la presento en la Oficina donde tengo mi cuenta, acompañando la oportuna documentación que justifique, desde mis ingresos, hasta el compromiso de compra del coche en cuestión (no olvidar fotocopia del D.N.I.). El Director de mi Sucursal me recoge la solicitud. Procesa todos mis datos y los incluye en un programa diseñado a tal efecto, pidiendo a la vez los riesgos que mantengo por otros créditos, no ya solo en esa entidad, sino en todo el sistema financiero español. Y como el programa está muy bien diseñado y cuenta con la suficiente agilidad operativa, aunque la documentación esté todavía en la Sucursal, ya puede tener conocimiento de mi solicitud de crédito el “Comité” que va a decidirla. Antes estas cosas tan meridianas, las decidía el Director de la Sucursal, que, aunque los grandes ejecutivos de nuestra entidades de crédito no se lo crean, era una persona muy profesional e inteligente. Hoy no hay ningún director de sucursal de ninguna entidad de crédito que yo conozca, que tenga facultades delegadas para conceder ni un euro de crédito
2.- 31.03.2010 (miércoles): Con mucha suerte, y dado que soy antiguo compañero de esa entidad y me aceleran el proceso, el “Comité” decide la aprobación del crédito. Bueno, quien realmente decide este crédito, es un programa informático que, después de valorar y puntuar una serie de variables predeterminadas dice que mi solicitud merece una puntuación de “XXX” puntos, por encima de la mínima exigida.
3.- 05.04.2010 (lunes): Aquí en Madrid el jueves santo es inhábil y el viernes, sábado y domingo también (si el crédito se solicita en alguna otra Comunidad Autónoma, cambiaríamos el jueves por el lunes como día inhábil). Como mi banco tiene un sistema informático de primer orden, en la Sucursal ya está editada la Póliza de Crédito que tengo que firmar ante el Notario que dará fe de ello.
4.- 06.04.2010 (martes): La Sucursal me ha comunicado que puedo firmar mañana miércoles (07.04.2010) la póliza en el Notario Sr. Tal, que es el que está al lado de la Sucursal.
5.- 07.04.2010 (miércoles): Firmo el Préstamo en la Notaría y me abonan en la cuenta su importe líquido (una vez deducidos los gastos). A la vez ordeno que hagan la transferencia al banco del concesionario del coche, porque hasta que no esté abonada la transferencia no me lo dan.
6.- 09.04.2010 (viernes): La transferencia ha llegado al concesionario y éste me dice que me darán el coche probablemente el martes o miércoles (pero esa es otra historia).
En resumen. Solicito un crédito de 12.000 euros el 30 de marzo y hasta el 7 de abril no lo tengo abonado en cuenta, y hasta el día 9 de abril no le llegará la transferencia al concesionario que me vende el coche. Claro está, he tenido la mala suerte de que la Semana Santa estaba por medio y me han cogido 4 días inhábiles. Y estamos hablando de 12.000 euros.
Pero hay bancos con una operativa crediticia mucho más ágil, capaces de resolver créditos de 1,5 millones de euros (¡una minucia!) en un plis plas. Y además tienen unos sistemas informáticos para enviar transferencias, tan usuales como estas de 1,5 millones de euros, realmente eficaces.
Supongo que el Sr. Matas (D. Jaume), después de conocer lo del importe de su fianza y ver que en ese momento no tenía “dinero suelto” para pagarla, inició las gestiones de sus créditos el día 30 de marzo en dos entidades diferentes. Supongo que para el Sr. Matas, también habrán sido inhábiles los mismos días que para mí. Supongo que el Sr. Matas debía estar calificado en estas dos entidades, el Banco de Valencia y la Caja de Arquitectos Sdad. Coop. de Crédito, como un cliente “Super VIP”. Desde luego no “del montón”, porque conseguir de las dos entidades en un plazo récord de 4 días hábiles, que le concedan sendos préstamos de 1,5 millones de euros, se formalicen ante los notarios correspondientes, se hagan las oportunas transferencias y éstas lleguen a tiempo para pagar esa fianza en metálico, a mi me parece de récord Guiness. Aunque esto de la agilidad operativa ha sido una constante durante el mandato del Sr. Matas en Baleares. El “Auto de medidas cautelares de naturaleza penal” del juez Castro, en su páginas 30 y 31, recoge cómo es concedido por el Instituto Balear de Turismo, con fecha 19.03.2007 (lunes), un patrocinio de 350.000 euros a la empresa Nimbus Publicidad S.L., que fue solicitado el 16.03.2007 (viernes). A mí tampoco me pasan estas cosas tan rápidas en mis relaciones con la Administración.
Pero volvamos a lo de la agilidad bancaria. Si yo fuera el juez Castro, exigiría (si es que puede) ver los contratos de préstamo debidamente protocolizados por el Sr. Notario y comprobar la fecha de formalización. También me gustaría comprobar todo el proceso administrativo previo a la concesión del crédito e incluso el del envío de las transferencias. Por si las moscas.
Si todo el proceso: solicitud de los créditos, concesión, formalización, abono en cuenta y posteriores transferencias, se ha producido en el tiempo que he calificado de récord, será cuestión de sopesar la posibilidad de cambiar mi operativa bancaria a estas dos entidades. ¡Qué eficacia!. ¡Qué eficiencia!. Pero también pensaría a la vez no ser nunca accionista del Banco de Valencia ni cooperativista de la Caja de Arquitectos. Sencillamente me asusta ser socio de unas entidades con tanta agilidad y tanta seguridad en la concesión de créditos de 1,5 millones de euros. Y eso que dicen que ahora los bancos han cerrado el grifo.

3 comentarios:

Fernando Solera dijo...

No me extraña que digas todo esto, Armando, porque resulta sencillamente escandoloso. En este país si robas tres gallinas eres un desgraciado que te puedes pudrir en la cárcel. Pero como robes millones de euros y seas político, se te abren todas las puertas. Ay, qué no sabrá Matas, y Bárcenas, y tantos otros...

Yo en mi próxima vida quiero ser persona de influencias :O)

armando alonso dijo...

Amigo Fernando, sé que no es cierto lo de tu próxima vida. Ni a ti te veo de persona de influencias, ni la mayoria de la gente vale para golfo.
De momento, en esta vida, sigamos peleando como sepamos contra esta chusma. A pesar de todo, sigo teniendo esperanzas en que algo conseguiremos.
Un abrazo.

jpolinya dijo...

Lo mejor del caso es que el dinero le ha llegado de dos bancos pero ha salido de uno sólo: Banco de Valencia, propiedad de Bancaja, donde manda Olivas, íntimo amigo de Zaplana, y puesto en dicho cargo por Camps.

Y esto a pocos días de una reunión entre Matas y Zaplana.

Curioso, ¿no?

Ah, a mí si tengo que pedir algo a mi queridísssssimo banco, ha de dar su autorización Personal (perdón RRHH)

Salut