lunes, 14 de julio de 2008

ANALISIS DE RIESGOS

Hace años, el Director de Sucursal de un Banco o Caja, tenía delegadas ciertas facultades para conceder directamente un determinado nivel de riesgos. Este nivel era sensiblemente más alto en el siguiente escalón, el de la Dirección de Zona o Dirección Regional. Los riesgos se estudiaban con bastante sentido común y los niveles de morosidad eran aceptables.
Posteriormente vino la crisis de 1993, curiosamente también inmobiliaria y financiera (como la que hoy no tenemos según Zapatero). Y las operaciones de crédito que peor salieron y que generaron el mayor foco de morosidad, fueron precisamente las que analizaban y concedían los más altos Comités de decisión de Bancos y Cajas.
Este hecho llevó a los máximos responsables de estas Entidades a plantearse más seriamente el “Análisis del Riesgo”. A partir de entonces comienzan a recortarse las facultades otorgadas a los ejecutivos medios y bajos y la concesión de las operaciones de riesgo (hasta una simple tarjeta de crédito), queda en manos de los todopoderosos Departamentos/Comités de Riesgos, o, en su defecto, de sofisticados programas informáticos que analizando un número determinado de variables, conceden el riesgo solicitado. Así nació la frase tantas veces repetida: “el Comité ha denegado su operación”.
Vuelven las “vacas gordas” y el negocio del riesgo repunta con alegría. Durante los últimos diez años, nos lo cuenten claramente o no, Bancos y Cajas han dado créditos, sobre todo hipotecarios, con la misma alegría y parecida calidad de riesgo, que las hipotecas “sub prime” americanas. Y además, exigiendo a los ejecutivos medios y bajos unos incrementos de negocio y de rentabilidad a corto plazo, me atrevería a decir que obscenos.
Pero las operaciones más gordas no están en ese nivel de ejecutivos medios. Las grandes operaciones, las que hacen cifra, dan titulares y supuestamente grandes negocios, se realizan en el “petit comité” de los Consejos de Administración y en la “Banca Celestial”, como diría un alto ejecutivo de una e esas Entidades. Vamos, donde laboran febrilmente las mentes mas preclaras.
Y, de repente, vienen de nuevo las “vacas flacas”. Los grandísimos analistas de Bancos y Cajas, al estar por encima del bien y del mal, no habían caído en la cuenta de que todos los ciclos tienen su fin, y éste “del ladrillo” se acaba. Y a algunos les han pìllado de lleno (y a otros les van a pillar) con el “carrito de los helados”
Es curioso ver cómo esos analistas de riesgos dieron su placet a operaciones tan puramente especulativas como Colonial-Portillo o Martinsa-Fadesa.
Por hablar tan solo de esta última, la deuda financiera contraída por la compra de Fadesa, a mediados del 2007, es decir, cuando lo de la burbuja hipotecaria ya se había pinchado, es de “sólo” 2.579 millones de euros. Al parecer a La Caixa y a Caja de Madrid les “toca”, a cada una de ellas unos 1.000 milloncejos del ala.
Pero en estos niveles de riesgo no pasa nada. Incluso Caja de Madrid vuelve a contratar, como alto ejecutivo a D. Carlos Vela, procedente de Martinsa-Fadesa (Ver Diario Cinco Días)
http://www.cincodias.com/articulo/empresas/Carlos/Vela/regresa/Caja/Madrid/deja/Martinsa/Fadesa/cdsemp/20080708cdscdsemp_10/Tes/
Digo vuelve a contratar, porque hace poco mas de un año, pasó de ser Director General de Banca Corporativa (Banca Celestial) a ser Consejero-Delegado (máximo ejecutivo ) de Martinsa-Fadesa. Yo no entiendo nada. Son los misterios de esas altas finanzas que a mí, pobre mortal, se me escapan.
Otro gallo le cantaría a cualquier Director de Sucursal, Zona o Regional, si un crédito de los que antes podían conceder, pongamos de 2,6 millones de euros (el 1 por mil de 2.579 millones) tuviera la expectativa de devolución que tiene hoy el de Martinsa-Fadesa. Sin lugar a dudas, además de estar ya en las listas del INEM, no encontraría trabajo en la Banca española, ni de becario.

4 comentarios:

jpolinya dijo...

buen conocimiento del negocio y sus entretelas. ¿Acaso hablas de la UCR?

(es una forma de saber si estás o estabas en el mismo banco que yo)

En cuanto al análisis me ha recordado el chiste de los remeros en cuanto a la contumacia.

Algún día lo postearé para regocijo de quienes no lo conozcan.

Un abrazo

armando alonso dijo...

jpolinya, no hablo en concreto de la UCR a la que te refieres, por lo que debimos trabajar en diferente sitio. Pero seguro que la mecánica de "administración del riesgo" era la misma.
Me imagino que te refieres al chiste de los remeros que contaban en sus "sesiones formativas" los Mc Kinsey's boys (así los llamaba el inventor de lo de "banca celestial).

Domingo dijo...

Lo de Martinsa-Fadesa no creo que pueda extrañar a nadie y menos con los sustos que nos dieron hace unos meses Enrique Bañuelos (Astroc) y Luis Portillo (Colonial). Hubo avisos de lo que podía pasar, pero nadie pudo o nadie quiso verlos. Y supongo que en los próximos meses muchas otras inmobiliarias irán echando el cierre, porque esto no ha hecho más que empezar.

Fernando Solera dijo...

Pero lo peor de todo, Armando, es que esta situación tan grave que comentas la vamos a pagar los españolitos, mientras que estos 'banqueros' se van a ir de rositas y con la cartera a rebosar. Y ojo, porque el espectáculo todavía no ha empezado.