jueves, 16 de octubre de 2008

WALL STREET Y LOS MONOS

Acabo de recibir en mi correo electrónico la siguiente historieta que me parece interesante transcribirla en mi Blog, dada la actualidad del tema que trata.

“Una vez llegó a un pueblo un señor, bien vestido, se instaló en el único hotel que había, y puso un aviso en la única página del periódico local, diciendo que estaba dispuesto a comprar cada mono que le trajeran por 10 $. Los campesinos, que sabían que el bosque estaba lleno de monos, salieron corriendo a cazar monos. El hombre compró, como había prometido en el aviso, los cientos de monos que le trajeron a 10 $ cada uno sin chistar. Pero, como ya quedaban muy pocos monos en el bosque, y era difícil cazarlos los campesinos perdieron interés.
Entonces el hombre ofreció 20 $ por cada mono, y los campesinos corrieron otra vez al bosque a cazar monos. Nuevamente, fueron mermando los monos, y el hombre elevó la oferta a 25 $, y los campesinos volvieron al bosque, cazando los pocos monos que quedaban, hasta que ya era casi imposible encontrar uno.
Llegado a este punto, el hombre ofreció 50 $ por cada mono, pero, como tenia negocios que atender en la ciudad, dejaría a cargo de su ayudante el negocio de la compra de monos.
Una vez que viajó el hombre a la ciudad, su ayudante se dirigió a los campesinos diciéndoles: “Fíjense en esta jaula llena de miles de monos que mi jefe compró para su colección. Yo les ofrezco venderles a ustedes los monos por 35 $, y cuando “el jefe” regrese de la ciudad, se los venden por 50 $ cada uno”.
Los campesinos juntaron todos sus ahorros y compraron los miles de monos que había en la gran jaula, y esperaron el regreso del “jefe”.
Desde ese día, no volvieron a ver ni al ayudante ni al jefe. Lo único que vieron fue la jaula llena de monos que compraron con sus ahorros de toda la vida.
Ahora sí tienen ustedes una noción bien clara de cómo funciona el Mercado de Valores y la Bolsa.”

4 comentarios:

jpolinya dijo...

Ya lo conocía, es un ejemplo bueno de lo que ha venido ocurriendo. En pocas palabras, el timo de la estampita. Cromos para comprar cromos, para comprar cromos.

Salut

Elefante Blanco dijo...

Es alucinante la claridad con la que se ve en esa fábula el funcionamiento de los mercados financieros. La pena es que los timos siguen funcionado, sólo cambian de forma.

Gracias y un abrazo.

Domingo dijo...

Es un ejemplo tan gráfico como dolorosamente real. :(

LUFERURA dijo...

Excelente historia y real. La bolsa no me ha preocupado, lo veo como algo tan ficticio como vender un perro de dos millones a cambio de dos de uno. Demasiado etéreo.

Un abrazo